Familia

Familia

FAMILIAS POSITIVAS

El diseño de la pareja se corresponde con el plan que Dios tuvo para el pleno desarrollo de sus integrantes. La Palabra de Dios nos indica: “Dijo Dios el Señor: No es bueno que el hombre esté solo” y después de crear a Adán, el Señor formó a Eva y los bendijo. De esta manera la primera pareja fue creada con varios propósitos específicos, entre ellos: Deshacer la soledad, profundizar en el desarrollo del carácter y de las habilidades sociales, interactuar con el medio ambiente y crear el núcleo perfecto para la multiplicación de la raza humana. El Señor formó a la familia conforme al diseño que Él tenía.

Han pasado muchos siglos desde aquella primera pareja y mucho han cambiado la humanidad y los propósitos de la familia. El relativismo, el materialismo y la pérdida de valores, hacen tambalear nuestra sociedad y hay cada vez más familias que se ven envueltas en problemas internos de difícil solución. Frecuentemente se carece de las herramientas necesarias para resolver los problemas del día a día, por ello, las personas que más nos quieren, a las que más queremos y que también son las más cercanas, sufren las consecuencias.

Es el propósito de este departamento colaborar con cada componente de las familias en sus diversas situaciones: Restaurar valores, promover la reconciliación de las relaciones deterioradas, ayudar a los que resultan heridos por las alteraciones producidas en su seno, e impulsar el conocimiento de las habilidades sociales y de los principios que rigen la convivencia familiar, todo ello con el sano objetivo de que sus vidas sean más significativas y felices.

Ministerio de la Familia tiene como base los principios cristianos presentados en la Biblia que se proyectan como ideales para quienes desean seguir a Jesús. Donde se practican estos principios aparecen la comprensión, el respeto mutuo, el amor sincero, el entendimiento entre generaciones, la reconciliación, el equilibrio familiar y las diversas características que se desean en todo hogar y en toda sociedad.

Es nuestro sincero deseo que todas las familias vivan llenas de equilibrio y propósito,  donde cada uno de sus componentes tengan el desarrollo adecuado y se encuentren plenamente integrados.

ANTONIO DEL PINO

[sucess_box]
Disponemos de más información en: http://familias.adventista.es
[/sucess_box]